Formación Activa Profesional | ENANISMO

ENANISMO

03 Oct ENANISMO

El Enanismo es una anomalía caracterizada por la pequeñez de la talla en comparación con la talla media de los individuos de la misma edad y de la misma raza.

El enano da lugar a todo tipo de burlas y organiza su personalidad frente a estas agresiones externas; juega o hace juego de su pequeñez, pero estas burlas a menudo desencadenadas por él mismo a fin de evitar la agresión, son una gran fuente de sufrimiento.

Los acondroplásicos (trastorno genético que afecta al crecimiento óseo y causa el tipo más común de enanismo, siendo responsable del 70% de los casos) hacían de su vida un juego en el que participaban los demás cuando actuaban de bufones de la corte.

Estos niños tienen necesidad de ayuda y se debe animarles a que hablen de sus problemas y de sus ilusiones, pero el nivel de discusión debe colocarse no en relación a la enfermedad sino al desarrollo mental y emocional de su edad.

Considerando el enanismo en función de la edad del niño se aprecia que hasta los 5 años aproximadamente, el niño es poco consciente de una enfermedad subjetiva asociada a su talla, pero a los padres les resulta difícil aceptar la talla del niño y tratarlo según su edad; los años más difíciles son los del comienzo de la adolescencia, durante los cuales el problema del enanismo se complica a veces con una falta de desarrollo sexual.

Los efectos de la terapia por la hormona del crecimiento para el enanismo hipofisario (conjunto de alteraciones que aparecen como consecuencia de un déficit en la secreción o en la acción de la hormona del crecimiento), parecen depender de factores tales como la personalidad antes del tratamiento y la edad en que dicho tratamiento comienza; la inteligencia parece poco afectada, pudiendo sobrevenir cambios favorables en la personalidad.

¿Cómo podemos ayudar a estos niños?

  • Adaptándonos a sus limitaciones y facilitándoles ayudas tan sencillas como un extensor para acceder a los interruptores y un taburete.
  • Presentando lo que le ocurre al niño como una diferencia en vez de cómo un impedimento.
  • Aprendiendo a afrontar las reacciones de la gente, motivadas por la curiosidad o por la ignorancia, sin enfadarnos.
  • Abordando las preguntas o comentarios sobre el niño lo más directamente posible.
  • Hablando con la dirección de su Centro de Estudios para asegurarnos de que está recibiendo el apoyo y la ayuda que necesita.
  • Animándole a encontrar una afición o actividad con la que disfrute y participando en asociaciones de apoyo a personas con enanismo.

 

Joaquín Tesón