Formación Activa Profesional | LAS HABILIDADES SOCIALES EN EL CONTEXTO SANITARIO

LAS HABILIDADES SOCIALES EN EL CONTEXTO SANITARIO

06 Oct LAS HABILIDADES SOCIALES EN EL CONTEXTO SANITARIO

 

La enfermería es una disciplina de la rama sanitaria en la cual resulta importante dominar tanto las habilidades sociales como dominar las técnicas específicas de dicha profesión.

Las habilidades sociales constituyen un conjunto de conductas en un contexto interpersonal que expresa sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de ese individuo de un modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás, y que generalmente resuelve los problemas inmediatos de la situación mientras minimiza la probabilidad de futuros problemas.

Los componentes de las habilidades sociales planteados son:

Componentes conductuales:

Comunicación no verbal: expresión facial, mirada, gestos, proximidad, tono postural y apariencia.

Comunicación paralingüística: volumen de voz, inflexiones, tono, claridad, ritmo, fluidez y perturbaciones del habla.

Comunicación verbal: duración, generalidad, formalidad, variedad, humor y turnos de palabras.

Componentes cognitivas:

Percepciones sobre el ambiente de comunicación: percepciones de formalidad, percepciones de un ambiente cálido, percepciones del ambiente privado, percepciones de restricción y percepciones de la distancia.

Variables cognitivas del individuo: competencias cognitivas, estrategias de codificación y constructos personales, expectativas, valores subjetivos de los estímulos y sistemas y planes de autorregulación.

Conceptos a tener en cuenta en el desarrollo de las habilidades sociales:

La empatía: supone una de las habilidades para la comunicación con los familiares y ello se manifiesta mediante la comprensión empática, es decir, poder comprender y experimentar acontecimientos o pensamientos desde la posición del otro.

El uso de la empatía para poder comprender el estado emocional de la familia y la enfermedad del paciente.

La cordialidad es otra habilidad que se consigue mediante un compromiso personal y un esfuerzo por comprender la situación de sufrimiento del familiar.

Usar en nuestra comunicación la autenticidad y la tolerancia.

La educación y el respeto en la manera de expresarnos y actuar garantizan que la comunicación sea eficaz.

Dirigirse a los familiares con respeto, evitando ironías, humillaciones y burlas. Ofrecer una comunicación participativa para fomentar la comunicación entre el profesional y la Familia, el uso de palabras de comprensión pero sin mostrar en la comunicación pena ni piedad y por último, escuchar atentamente y de forma activa para comprender las peticiones de los pacientes y familiares son las herramientas vitales en el buen desarrollo de la profesión.

Las estrategias para facilitar la comprensión consisten en comunicar la información de forma veraz, inteligible, clara, sencilla, concisa, concreta, evitando los tecnicismos y con un vocabulario accesible.

Una estrategia para que los familiares recuerden los mensajes consiste en ejemplificar los mensajes de salud cercanos al individuo para que así pueda recordarlos en un futuro e identificarse con ellos.

Otra estrategia consiste en la utilización de una expresión oral clara, directa, evitando ambigüedades y suspicacias.

Así se podrá facilitar la compresión a los familiares empleando expresiones adecuadas al contexto sociocultural de los mismos.  Además se han de analizar las ideas antes de comunicarlas y valorar el propósito del mensaje, ofrecer al comunicarnos frases sencillas y concretas y repetir los conceptos claves para que sean comprendidos y recordados con facilidad por los receptores.

Otra estrategia consiste en la observación realizada a los familiares para poder conocer mejor cada contexto  situación individual.

Así miso, un  ritmo adecuado para hablar, el cual no deberá de ser ni muy rápido ni muy lento. Un tono de voz adecuado, y asegurar la retroalimentación con el interlocutor mediante la realización de un feed-back nos garantiza el éxito la gran mayoría de las veces.

Gestos y posturas de los profesionales de enfermería:

Durante la comunicación con los familiares, debemos ser conscientes que con la utilización de diversos gestos se puede tranquilizar a los familiares y ofrecerles un apoyo emocional.

En todo momento se ha de mantener el contacto visual con los familiares.

Establecer una adecuada expresión facial, es decir sin gesticular en el momento en el cual estemos escuchando.

Mantener una adecuada actitud y apariencia física, controlando la cercanía o alejamiento corporal con los familiares.

Al comunicarnos con los familiares debemos de mantener una adecuada postura corporal, es decir,  realizando una ligera inclinación del tórax y cabeza en dirección a los familiares y con las manos extendidas hacia ellos para mostrar interés sobre lo que refieren y lo que quieren conocer.

Realizar asentimientos con la cabeza para demostrar que los estamos escuchando, mostrar los ojos bien abiertos, con las cejas levantadas ya que éstos suponen gestos de confianza.

Para garantizar que la información que les ofrecemos a los familiares sea efectiva y recordada se han de utilizar gestos ilustrativos y emblemáticos para facilitar la comunicación.

Debemos decir que las Habilidades Sociales, constituyen un papel fundamental y estrechamente relacionado con las comunicaciones interpersonales en el ámbito profesional de la enfermería, ya que estamos continuamente en contacto y en relación con el paciente, con el familiar y con los demás profesionales que nos rodean.

Es por ello que esta situación contribuye a que tengamos que estar en una continua interacción con los demás, donde hemos de ser capaces de expresar un conjunto de habilidades sociales o estrategias que faciliten la relación interpersonal con los familiares y los enfermos.

Cristina Serrano

Guardar